top of page

El Legado de Jasón y los argonautas. Conexiones familiares y enseñanzas de liderazgo

Al indagar a un sucesor de una empresa familiar en tercera generación, sobre ¿cómo hizo el abuelo fundador para transmitirles el orgullo que se les nota al estar hoy dirigiendo la empresa, con tantos miembros familiares vinculados, en diferentes roles? obtuvimos una historia que pasamos a compartirla.

 

En las usuales reuniones familiares, el abuelo Carlos, fundador de nuestra empresa, solía compartir relatos de su infancia y juventud, captando la atención de sus nietos con historias llenas de inspiración y personajes extraordinarios. Sin embargo, un día decidió contar una historia diferente: el mito de Jasón y los argonautas.



Relató cómo aquellos héroes, un grupo heterogéneo dotado de habilidades y personalidades únicas, se lanzaron al desafío de conseguir el Vellocino de Oro, mucho más que un manto, un símbolo de audacia y protección. "¿Qué es un Vellocino?", preguntó uno de los niños. "Es la piel de oveja curtida con su lana, para brindar protección contra la humedad y el frío", respondió.

 

Prosiguió explicando que la misión encomendada por el Rey Pelias fue un éxito, aunque el regreso no fue sencillo, pues debieron enfrentarse a sirenas y monstruos marinos. Al final, gracias a la ayuda del dios Apolo, Jasón devolvió el vellocino al rey. La apasionada narrativa del abuelo reflejaba la comparación con sus propias aventuras emprendedoras, surcando mares desconocidos en pos de sus sueños.

 

Los niños, absortos, apenas se movían, encantados por la épica de aquellos antiguos héroes. Las anécdotas del abuelo se tejían con los hilos de la mitología y la vida real, de cómo con escuchar, motivar y guiar, él había convertido un pequeño negocio en un legado familiar.

Hablaba de personajes mitológicos como Hércules y Orfeo, aquellos cuyas hazañas se superpusieron con los retos y victorias de quienes, día a día, construyen la empresa.

El más pequeño de los nietos, con ojos exorbitados de orgullo, preguntó, "¿Y tú eres como Jasón, abuelo?"

 

Con una sonrisa, respondió: "Todos en esta familia y empresa somos como Jasón, cada uno aportando su valor. Desde el más ingenioso hasta quien guarda silencio, todos somos necesarios".

 

Concluida la historia, el abuelo sorprendió con una afirmación inesperada: "Nuestra empresa es un vellocino de oro". Ante la curiosidad unánime, explicó cómo aquel mito fue su inspiración al fundar la empresa familiar y cómo, como Jasón, se sintió respaldado por un equipo diverso y comprometido con el éxito del emprendimiento.



Narró cómo, gracias a los valores y la unidad familiar, enfrentaron desafíos, superaron los cambios del mercado y dificultades diversas. Las lecciones de liderazgo se entrelazaban con la vida real, mostrando cómo su capacidad para escuchar, motivar y guiar transformó un modesto negocio en un legado familiar.

 

Los nietos, al conversar sobre las lecciones aprendidas, revelaron distintas interpretaciones, desde la audacia y la aventura hasta los paralelismos con la empresa y los logros conseguidos juntos. Las estrellas fueron testigos de aquel momento mágico, donde el abuelo pudo ver despertar el espíritu de liderazgo en las nuevas generaciones.

 

"El abuelo nos enseñó que, como Jasón y su tripulación, debemos confiar y trabajar unidos. La diversidad y armonía nos fortalecen", creando un lazo entre las generaciones a través de la metáfora del vellocino.

 

El abuelo se despidió satisfecho, sabiendo que había sembrado en sus herederos el deseo de perseverancia y mejora. En sus miradas curiosas y preguntas entusiastas, vio el reflejo de su propia trayectoria, no sólo como emprendedor, sino como mentor.

 

La narrativa de Jasón y los Argonautas se convirtió en un espejo de los valores y el coraje que nuestra familia empresaria ha adoptado. Cada enseñanza, desde el liderazgo colaborativo hasta la importancia de la comunicación y la confianza, es esencial para consolidar un equipo empresarial que se apoya mutuamente.

 

La historia de Jasón y los Argonautas se convirtió en un espejo donde se reflejaban los valores y el coraje que la familia empresaria había abrazado. Como olas que retuercen la arena, las palabras del abuelo modelaron la percepción de los niños sobre lo que significaba ser parte de un linaje, no solo atado por la sangre, sino por el espíritu indomable del emprendimiento.

Más allá de ser un relato de aventuras y héroes, esta historia encierra lecciones valiosas para las empresas familiares: 


  • La importancia de liderar de forma colaborativa, inspirando a un equipo diverso para trabajar juntos hacia un objetivo común.

  • La fortaleza de contar con un equipo diverso en habilidades y perspectivas, que permita abordar desafíos desde diferentes ángulos y encontrar soluciones creativas.

  • Fomentar un ambiente de colaboración y apoyo entre los miembros del equipo para lograr resultados positivos a largo plazo.

  • Afrontar los conflictos de manera unida con el fin de fortalecer la cohesión del grupo y superar obstáculos con eficacia y resiliencia.

  • La importancia de la comunicación clara y la confianza mutua para construir relaciones sólidas y efectivas en una empresa familiar.

  • Valores del equipo, como la transparencia, la confianza y la valoración de cada miembro, son fundamentales para fomentar un ambiente de colaboración y compromiso.

  • Apostar por el trabajo en equipo y la colaboración en una empresa familiar es clave para enfrentar los retos del mercado actual y alcanzar nuevas alturas en su trayectoria empresarial; es decir, la preparación para el éxito.

Desafiamos a las empresas familiares a aplicar estas valiosas lecciones, trabajando juntas para forjar un futuro próspero y exitoso.

 * Historia adaptada de un caso similar.

¿Qué otras enseñanzas nos ha dejado el legado de Jasón en nuestro viaje empresarial?

  Les invitamos a unirse al diálogo y a compartir sus experiencias y reflexiones.


10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page