top of page

¿Está lista Colombia para la puesta en marcha de la Tasa Mínima de Tributación?

Para Ricardo Ruiz, socio líder de impuestos y servicios legales en KPMG, el país debe ser cuidadoso con su implementación este nuevo concepto.

El 2024 es sin duda un año de grandes cambios en materia tributaria para el país, teniendo en cuenta que varias modificaciones que fueron aprobadas en la pasada reforma tributaria entrarán en vigencia, especialmente frente a los acuerdos que se suscribieron con la Ocde respecto a la Tasa Mínima de Tributación. En diálogo con Portafolio, Ricardo Andrés Ruiz, socio líder de impuestos y servicios legales en KPMG Colombia, habló sobre los retos y observaciones a tener en cuenta durante este año, para evitar contratiempos con la puesta en marcha de este nuevo concepto.


¿Está lista Colombia para la Tasa Mínima?


Lo primero que debemos decir es que esta tasa tiene como origen un acuerdo suscrito en 2021 por 140 países, en el marco inclusivo de la Ocde, de la cual hacemos parte y por lo tanto creemos que ya se tuvo el tiempo suficiente para tener listos todos los requerimientos que se exigen. Algo que no es menor, tiene que ver con que esta tasa impositiva entrará en vigor este año en 36 países que ya han introducido leyes que fijan un límite mínimo del 15% para el impuesto de sociedades, y acá aparece Colombia como pionera. ¿Se ha medido el impacto?

Más allá de eso debemos decir que para el caso de Colombia, la decisión ya se tomó y ahora lo que debemos garantizar es que al ser pioneros, las cosas se hagan bien y no se caiga en una implementación tributaria a medias, que pueda jugar en nuestra contra, golpeando la inversión.


¿Qué puede pasar si no se hace bien?

Si los resultados que al final se obtengan, no van de la mano con lo esperado en los acuerdos internacionales, esto puede llegar a tener un efecto importante en los negocios y en la inversión extranjera, que termine jugando en contra de la buena imagen del país.


¿Cuáles son esos retos pendientes?

Los otros retos van de la mano con alcanzar un buen diseño para la implementación de este concepto tributario, ya que esto nos puede hacer un país más competitivo fiscalmente, dado que fruto de la inversión global y en medio de la competencia que hay en este momento, nos va a dar una mejor posición y nos hará más atractivos en esta materia. ¿Cómo mejorar la percepción de los colombianos frente a los impuestos?


Acá dejamos claro que este sistema lo que busca es mantener un gravamen del impuesto sobre la renta, sobre las utilidades fiscales de la compañía y que esa estandarización lo que busca, por un lado, es que la compañía llegue a un contexto más homogéneo, y por el otro, que los países reciban un recaudo que antes no tenían.

A escala mundial, se espera que los gobiernos recauden entre US$155.000 y US$192.000 millones más al año en concepto de impuesto de sociedades, lo que supone un aumento de 6,5% a 8,1%, según la Ocde. Entonces son más recursos que van a ingresar a los países y se convierten en desarrollo para los ciudadanos y las mismas regiones. ¿Ya está todo listo en el país?


Colombia es firmante de este acuerdo, pero además es la que más rápidamente en Latinoamérica lo adoptó mediante la ley 2276 (reforma tributaria), lo cual nos pone en una posición de referentes, pero la adopción tiene ciertas desviaciones que deben ser resueltas si queremos que las cosas se hagan de la mejor manera.


Todo esto debe ser resuelto cuanto antes en una mesa de trabajo entre el Gobierno y el sector privado, para llegar a un punto adecuado frente al estándar internacional, con el fin de ser competitivos fiscalmente. Esto último es más de lograr consensos internos.


Las Pymes dicen que se verán afectadas …


En este punto lo que pasa es que la tasa mínima lo que hace es mitigar o neutralizar cualquier beneficio fiscal que se otorga por parte de Colombia, porque precisamente ese es el estándar. Neutralizar cualquier mecanismo, incentivo o beneficio fiscal que reduzca la tasa por debajo del 15%, como pasa con estas Pymes.


Acá lo ideal es revisar, no cómo pasar por alto esta norma que ya empezó a regir, sino qué otras alternativas existen para adaptarlas a los nuevos estándares y dar un respaldo a las pequeñas y medianas empresas, sin romper lo que se acordó con la Ocde.


¿Es saber poner las reglas del juego?


Sí, yo creo que lo importante es que como pioneros de la adopción del impuesto mínimo, Colombia siga haciendo las cosas bien para ser un referente en virtud del principio de competitividad que nos llama a todos.




8 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page