top of page

Mipymes comienzan el año con la idea de invertir menos

Un aspecto clave para la reactivación radica en un entorno propicio para la inversión. 

Las Mipymes del país comienzan el año con bajas expectativas en torno a las inversiones para el primer trimestre.

Así lo muestra el más reciente informe de Acopi seccional Atlántico, a través de su Observatorio de la Mipyme, en el que se revelan los resultados de la ‘Encuesta de Desempeño Empresarial correspondiente al cuarto trimestre de 2023’.


Este análisis fue realizado a 784 micro, pequeños y medianos empresarios pertenecientes a los macrosectores de manufactura, servicios y comercio.


En materia de inversiones, el 43,5% de las unidades productivas consultadas mencionan que disminuirán, en tanto que el 20,7% se refiere a un aumento. Para el resto, 35,7% los planes a realizar se mantendrán igual.


Otra variable en la que manejan expectativas bajas tiene que ver con la rentabilidad de sus negocios, dado que 42,2% afirma que se reducirá en los primeros tres meses de este 2024.


El 33,0% dice que cree que esa variable de su negocio se mantendrá igual y un 24,8% espera un incremento.

Igualmente, mejor comportamiento esperan los empresarios en materia de volumen de ventas, ya que un aumento está en el presupuesto del 38,8%.


Entre tanto, se mantendrán para el 41,8% y disminuirán según afirmó el 31,6%.


En cuanto a la generación de empleo, un tema que ha sido motivo de debate en el país, el 34% de las pymes cree que disminuirá y otro 25,5% apuesta a un aumento. Por su lado, el 40,5% confía en que se mantenga. 


Al cierre del 2023 

Según el análisis de Acopi, teniendo en cuenta la consulta de sus agremiados, en el último trimestre de 2023, se presentó una preocupante tendencia entre los empresarios, con un promedio del 43,6%, reportando disminuciones en indicadores fundamentales como producción, ventas, cuota de mercado, inversiones, rentabilidad y generación de empleo.

“Esta cifra representa un aumento significativo en comparación con el mismo período del año anterior, donde el 34,2% manifestó experimentar declives en dichos indicadores”, advierte.


Justamente, en línea con lo que exponen para el primer trimestre de este año, el análisis detallado de cada indicador revela que las inversiones realizadas son el aspecto con mayor percepción de disminución, alcanzando un 52%.


Para Acopi, esta tendencia negativa es motivo de preocupación, dado que las inversiones son cruciales para el crecimiento, la competitividad y la sostenibilidad de las Mipymes.

En segundo lugar, se encuentran la rentabilidad, con una percepción de disminución del 50,2%.


En cuanto a la generación de empleo, 39,3% de los empresarios consultados por el gremio reportó una disminución, lo que representa un aumento, a su juicio notable, de 10,3 puntos porcentuales respecto al trimestre previo, donde esta cifra era del 29%.



Con estos datos, el gremio señala que es claro que un aspecto importante para la reactivación radica en un entorno propicio para la inversión.



Esto implica una comunicación clara de políticas y regulaciones destinadas a mejorar la productividad y la competitividad empresarial, evitando decisiones que afecten negativamente la generación de empleo y la migración de empresas y talento”, manifiesta el estudio.


La importancia de establecer regulaciones sólidas y de largo plazo es crucial para garantizar estabilidad fiscal y un crecimiento sostenible en el mercado laboral, añadió.


Capacidad productiva

Para Acopi, uno de los factores que incidió en el desempeño empresarial fue la capacidad productiva por debajo del 50%, señalada por el 31,7% de los encuestados.


Explica que este dato representa un aumento significativo en comparación con el mismo trimestre del año anterior, con un incremento de 12,6 puntos porcentuales respecto a 2022, cuando solo el 19,1% de los empresarios se encontraba en esta situación.


Este fenómeno guarda similitud con la disminución en los niveles de producción percibida por los empresarios”, dice.

A juicio de la organización gremial, las razones detrás de esta baja capacidad productiva se deben principalmente a los bajos niveles de ventas, la escasa demanda de bienes y servicios, y la falta de capital de trabajo.


Por otro lado, solo el 9,2% de los empresarios Mipyme encuestados estuvieron involucrados en actividades de exportación. Este indicador ha disminuido 3,2 puntos porcentuales en comparación con el trimestre anterior, pero de 2022.


Formas de financiarse

La encuesta dedica un capítulo a las estrategias de financiación para la inversión de las micro, pequeñas y medianas empresas.Allí se evidencia que prima la preferencia es por los recursos propios, según el 58,7%.


Luego aparece la reinversión de las utilidades (44,6%) y las estrategias que logran a través del trabajo con sus proveedores, según señala el 38,3% de los consultados en la encuesta.


El microcrédito es considerado importante apenas para un 16,2%, en tanto que el crédito bancario tradicional con respaldo propio es relevante para el 27,4% de las MiPymes.




10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page