top of page

Preocupación por la Desaceleración Económica en Colombia: Perspectivas a la Baja para 2024

Las proyecciones de crecimiento económico para Colombia en los próximos años han sufrido una nueva revisión a la baja, esta vez por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) y la entidad financiera Corficolombiana. Ambas instituciones expresan su preocupación por diversos factores que impactan negativamente en la economía del país.



Economia


Según la Ocde, la perspectiva de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) colombiano se ha ajustado a la baja, ubicándose en un 1,2% para el año 2023 y un 1,4% para el año 2024. Estos valores representan una disminución con respecto a las estimaciones anteriores de junio, donde se proyectaba un crecimiento del 1,5% y 1,8%, respectivamente.


Uno de los principales factores que contribuyen a esta revisión a la baja es la expectativa de que las exportaciones, especialmente las relacionadas con el petróleo, seguirán siendo bajas debido a la desaceleración de la economía global y a una menor inversión en la producción. La Ocde también destaca que el crecimiento del PIB se ha ralentizado desde finales de 2022, con una confianza de consumidores y empresarios que se mantiene relativamente débil.


En este contexto, la inversión ha experimentado una disminución significativa, registrando una caída del 18%, en comparación con la media del 22% entre 2014 y 2019. El consumo privado también ha disminuido, y la entidad resalta que la desaceleración aún no ha afectado al mercado laboral.


Además, la inflación, las tasas de interés y las "políticas inciertas" se suman a los desafíos económicos. La Ocde desaconseja una flexibilización prematura de las tasas de interés y sugiere al Gobierno mejorar la eficacia de los gastos y los ingresos públicos para estabilizar la deuda y cumplir con las reglas presupuestarias.


Por otro lado, Corficolombiana proyecta un PIB del 1% para 2024, señalando un proceso de ajuste en 2023 con un freno en el consumo privado y una fuerte contracción de la inversión. La alta carga financiera, impulsada por el aumento de las tasas de interés, ha moderado el consumo de los hogares.


La caída en la inversión preocupa a Corficolombiana, situándose un 13% por debajo de la tendencia prepandemia al tercer trimestre. Colombia muestra el peor desempeño en inversión en comparación con otros países de la región.


Ante este panorama, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Ricardo Bonilla, destaca que la economía colombiana está experimentando un proceso de desaceleración, atribuido en parte a demoras en obras civiles y construcción de vivienda. El Gobierno busca revertir esta tendencia mediante la mejora de la eficiencia en el gasto y el aumento de ingresos, mientras se enfoca en reactivar la inversión y el consumo para estimular el crecimiento económico.


Fuente: Portafolio

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page