top of page

Actores y temores en el desarrollo del proyecto familiar empresarial:

A lo largo de nuestra experiencia respaldando a familias en sus procesos de desarrollo, hemos observado con frecuencia que no se tienen en cuenta a las personas que se verán afectadas por las decisiones, estructuras y esquemas adoptados en el proyecto familiar empresarial. Se asume erróneamente una autonomía entre el fundador y su familia, sin considerar la relevancia de terceros en este contexto.

 



En esta entrega de nuestra serie sobre desarrollo familiar, queremos destacar la importancia de comprender las perspectivas de diversos actores que tomarán decisiones en ámbitos como el patrimonial, comercial, financiero, el gobierno corporativo, lo familiar y lo personal, basándose en el consenso alcanzado por la familia.

 

El Fundador: Preservando el legado y protegiendo su estabilidad. El fundador, ya sea patriarca o matriarca, se enfrenta a interrogantes cruciales, tales como: "¿perdurará mi legado?", "¿qué proceso debo llevar a cabo para que mis activos beneficien a las generaciones futuras?, ¿las utilidades serán suficientes para mis necesidades y nivel de vida?", ¿me siento seguro con las estructuras que implementaremos?, ¿quedará protegido y no dependiendo de mis hijos?. Desconocer sus expectativas y temores puede convertirlo en un opositor o afectado, impactando negativamente la implementación de estructuras no alineadas con sus pensamientos, que a veces no se han revelado a la familia o al grupo asesor.

 

Los Sucesores: Entre la expectativa y la responsabilidad. Los llamados a heredar enfrentan una encrucijada emocional al cuestionarse sobre la responsabilidad de heredar el negocio familiar y gestionar sus propias expectativas. La alineación de habilidades con las necesidades empresariales, la complejidad de las dinámicas familiares, la decisión crucial de participar activamente o ser un accionista pasivo, la constante evaluación de la idoneidad para liderar y la ponderación de la posibilidad de vender en el futuro, agregan capas de complejidad. Superar el estigma potencial de ser percibido como desleal al salir del sistema de propiedad, requiere una toma de decisiones informada y una gestión cuidadosa de las relaciones familiares, marcando el camino hacia un futuro patrimonial sostenible y próspero.

 

Los Cónyuges: Actores clave en el desarrollo familiar: Además de adaptarse a la nueva realidad con el sucesor o sucedido, deben equilibrar sus expectativas económicas y familiares, vinculadas al apoyo del cónyuge líder y/o sucedido. Surgen cuestionamientos en estos sentidos: "¿cómo afectará este cambio a nuestra estabilidad económica?", "¿mis sueños personales se verán sacrificados para que se cumpla un sueño ajeno?". Son inquietudes fundamentales, pues la estabilidad financiera de los cónyuges se convierte en un activo valioso, pero puede convertirse en un obstáculo si no se maneja con cuidado durante la transición familiar, que implica cambios significativos en la dinámica familiar y requiere una adaptabilidad equilibrada y la disposición a renunciar.

 

Empleados: Navegando la encrucijada económica en medio del cambio: Los empleados, inmersos en el proceso, enfrentan decisiones significativas sobre la estabilidad laboral y la dirección futura de la empresa, lo cual los lleva a reflexionar sobre su papel y contribución. Preguntas como "¿persistir en esta transición o renunciar a la empresa familiar?" y "¿cómo puedo hacer valer mi conocimiento y experiencia en medio del cambio?", son decisiones que deben considerar cuidadosamente. Por ello, la comunicación transparente es esencial para mitigar la incertidumbre y fomentar la lealtad del equipo.

 

Socios no Familiares y Stakeholders externos: El Desafío de lo desconocido. Estos actores tienen legítimas inquietudes sobre la continuidad y estabilidad, preguntándose, entre otras cosas: "¿cómo impactará este cambio en mis intereses patrimoniales?" y "¿cuáles serán las reglas del juego con el nuevo liderazgo?". Estos interrogantes reflejan inquietudes legítimas sobre el futuro de sus inversiones y relaciones comerciales. La implementación de normas claras de gobierno corporativo es esencial para abordar estas preocupaciones y fortalecer la confianza de todos los involucrados. Este enfoque proactivo no solo aclara el panorama que puede resultar incierto, sino que también genera las bases para la colaboración sólida y alianzas exitosas.

 

Proveedores y Financiadores: Asegurando la sostenibilidad económica. En el proceso de desarrollo, los proveedores y financiadores evalúan condiciones y presionan por cambios que aseguren relaciones sostenibles con los sucesores. Lo logrado hasta ese momento se pone a prueba y se cuestionan: "¿la nueva dirección podrá mantener la calidad y solidez del negocio?" y "¿cómo se manejarán las obligaciones financieras por el nuevo líder?". En este contexto, la planificación debe garantizar la estabilidad financiera, reconociendo que la confianza y la continuidad económica son fundamentales para mantener relaciones sólidas en medio del cambio generacional.

 

El Mercado: Entre las percepciones y las realidades del cambio generacional: Al interior del mercado, se despiertan reflexiones comparativas, por ejemplo, ¿qué sentiría al enterarse de que su restaurante favorito ha cambiado de chef o administración? Esta analogía conecta con la experiencia del mercado al cuestionar si la empresa mantendrá su posición competitiva. En este contexto, la comunicación estratégica se erige como un pilar clave para preservar la reputación y la confianza del mercado, ofreciendo claridad sobre la visión, el compromiso con la excelencia y la adaptabilidad a las cambiantes dinámicas empresariales y familiares.

 

Conclusión: Estrategias para un futuro empresarial sostenible:

 

El reconocimiento conscientemente de todos los actores, desde los más destacados hasta los menos reconocidos, se convierte en la clave para una transición generacional, fluida y exitosa, para ello, las siguientes herramientas pueden ser tenidas en cuenta por las familias empresarias inmersas en estos procesos:

 

Ø  Diálogo transparente: fomentar un diálogo abierto es esencial e involucrar a todos los actores en conversaciones significativas contribuye a una comprensión profunda y a la construcción de consensos.

 

Ø  Evaluación integral: realizar una evaluación exhaustiva de los actores, incluyendo proveedores y financiadores, es crucial para el éxito a largo plazo.

 

Ø  Planificación a largo plazo: establecer estrategias a largo plazo fortalece la base para una transición generacional sostenible.

Ø  Apoyo profesional: buscar el respaldo de especialistas en consultoría de empresas familiares proporciona una guía valiosa.

 

Ø  Adaptabilidad y flexibilidad: ser consciente de la evolución empresarial es esencial. La adaptabilidad en la planificación permite ajustes necesarios, asegurando la relevancia de la estrategia diseñada para el desarrollo del proyecto familiar empresarial.

 

Al honrar a todos los actores y considerar sus perspectivas, las familias empresarias forjan un camino hacia el futuro con sabiduría y compromiso, lo que permitirá sentar las bases para un adecuado camino hacia la transición generacional, construyendo un proyecto empresarial y familiar sólido y sostenible.

 

Invitamos a cada familia empresaria a identificar a sus actores, explorar sus expectativas y temores, y planificar armoniosamente para un futuro próspero que preserve a su familia empresaria y su empresa familiar.

 

 

37 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page